» Índice de Anomalías de Evapotranspiración Real Acumulada: el nuevo método para determinar dónde se aplica la emergencia agropecuaria por sequía 
Creado el Thu 19 2018 
Este año la definición territorial de la emergencia agropecuaria en la zona pampeana comenzó a realizarse a través del “Índice de Anomalías de Evapotranspiración Real Acumulada (AERA)” desarrollado por el Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar en base a imágenes e información satelital. “Nos convocaron para que definamos un indicador que pueda ser implementado como base para analizar, de manera objetiva, el impacto de la sequía en los cultivos”, especificó Carlos Di Bella, director del Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar, en un artículo publicado en INTA Informa. Di Bella explicó que el indicador se basa principalmente en información satelital que permite estimar la evapotranspiración real de los cultivos. “Si a este dato lo acumulamos a lo largo de la campaña, se puede cuantificar el estado hídrico que, comparado con los valores históricos, nos permite confirmar o desestimar la existencia de estrés hídrico en los cultivos”, señaló. “A partir del análisis de la información que surgió del AERA, entre otras herramientas, se determinaría la emergencia agropecuaria a escala nacional y, particularmente, en las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe”, aseguró Di Bella. La realidad es que –aún con el AERA de por medio– la declaración de la emergencia agropecuaria en la provincia de Santa Fe dejó afuera a todo el departamento de Gral. López, mientras que el acta de declaración de la provincia de Buenos Aires ni siquiera contempló a los partidos de Chivilcoy, Suipacha, Pehuajó, Las Flores, Chascomús, Pila, Tapalqué, Carlos Casares, Arrecifes, Salto, Rojas, Ayacucho y Balcarce –entre otros– a pesar de que otros distritos vecinos a los mismos sí fueron considerados en la medida. En cuanto a la provincia de Córdoba, la semana pasada la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria propuso incluir en la medida a 19 pedanías de 11 departamentos en función de los informes presentados por las agencias zonales, datos aportados por las entidades del agro y el informe del Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar. Se trata de las pedanías de Cañas y Constitución (departamento de Colón), Pichanas (Cruz del Eje), Villa María, Villa Nueva y Yucat (General San Martín), Chucul (Juárez Celman), Cautiva (Río Cuarto), Quebracho, Suburbios y Yegua Muerta (Río Primero), Candelaria Norte y Candelaria Sur (Río Seco), Calchín (Río Segundo), Aguada del Monte, Caminiaga y San Francisco (Sobremonte), Libertad (San Justo) y Punta del Agua (Tercero Arriba).   

» Pronóstico cumplido: premio de casi 70 u$s/tonelada para los productores de trigo que esperaron para vender el cereal 
Creado el Thu 19 2018 
A comienzos de noviembre pasado fue la recomendación realizada por Enrique Erize. 3 de noviembre de 2017. Enrique Erize, director de la consultora Nóvitas, asegura que habrá premio para aquellos productores de trigo que no vendan el cereal en plena cosecha. “La demanda brasileña va a tener incidencia en los precios locales de trigo en marzo o abril”, proyectó. Por entonces el precio del trigo disponible Buenos Aires Matba estaba en 170,0 u$s/tonelada, mientras que el valor del contrato Julio 2018 era de 178,0 u$s/tonelada. 18 de abril de 2018. El precio del trigo disponible Buenos Aires Matba cierra en 246,0 u$s/tonelada, mientras que el valor de la posición Julio 2018 termina en 246,8 u$s/tonelada. Es decir: un diferencial –considerando la posición Julio– de ¡casi 69 u$s/tonelada! La razón de esa explosión de precios no es un misterio: cuando faltan más de siete meses para el ingreso al mercado de la nueva cosecha argentina del cereal, ya se comprometieron embarques por la mayor parte del saldo exportable 2017/18. Vale recordar que los valores Matba corresponden a contratos de 100 toneladas de trigo pan grado 2 “condición cámara”, el cual debe contar con un peso hectolítrico mínimo de 76 kg/hl (no establece ninguna base de proteína ni gluten). En lo que respecta al mercado de trigo de calidad, esta semana –según registros publicados en Sio Granos– se informó una operación de 60 toneladas, proveniente de Alberti, con entrega en la “zona 5” (franja del norte de Buenos Aires más cercana a CABA) a un valor de 5750 $/tonelada (289 u$s/tonelada con el tipo de cambio comprador BNA). Además se registró otra operación de 90 toneladas a 5450 $/tonelada, proveniente de Warnes, también con entrega en molinos ubicados en la “zona 5”. En ambos casos se trató de partidas con un nivel de gluten mínimo del 30%. Por otra parte, en la “zona 8” (sudeste de Córdoba/sur de Santa Fe) un molino abonó 5500 $/tonelada por una partida de 1020 toneladas con una base de gluten mínima del 30%.   

» El precio del trigo subió hasta un 67% desde mediados de noviembre 
Creado el Thu 19 2018 
Mientras las máquinas entraban a cosechar el trigo, a mediados de noviembre pasado, las pizarras reflejaban valores de 2700 a 2800 pesos por tonelada. Ayer, a solo cinco meses de entonces, el cereal se cotizó hasta los 4500 pesos, es decir, con un alza de entre el 61 y el 67%. La razón es simple: se agota la disponibilidad de mercadería, cuando aún resta transitar más de la mitad del ciclo comercial 2017/2018. En ese sentido, según el informe semanal de la Dirección de Mercados Agrícolas del Ministerio de Agroindustria, con datos al 11 del actual, entre lo comprado por los exportadores y por los molinos ya está comprometido el 65,8% de la cosecha argentina, de 18,5 millones de toneladas. Los primeros adquirieron 9.628.100 toneladas, el 81,6% del saldo exportable previsto por el organismo, de 11,8 millones, y la industria compró 2.541.600 toneladas, sobre una molienda total proyectada en 6,1 millones. "Frente a los valores actuales, que son muy convenientes, mi recomendación es avanzar con la comercialización del remanente de la cosecha o con la cobertura de esa mercadería a través de un put para julio en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), que le posibilita al productor poner un piso alto para su trigo y quedar abierto para capitalizar eventuales alzas", señaló Sebastián Olivero, director de AgroTecei Consultores. Un año atrás, cuando se comenzaban a armar los presupuestos financieros de cara a la siembra de trigo 2017/2018, las expectativas de los productores apuntaban a lograr "capturar" un valor cercano a los 170 dólares para el grano fino, pese a que en ese momento el mercado mostraba niveles de 155/160 dólares. "Es un hecho que en un mercado alcista nadie sale corriendo a vender. Sin embargo, los valores actuales son fantásticos para cerrar márgenes y para dejar de especular", dijo a LA NACION Adrián Seltzer, de la corredora Granar SA. Añadió que las subas eternas no existen y que el contexto global es bastante menos halagüeño con los precios del trigo. "No se debe perder de vista que entre fines de junio y julio comienza la cosecha de trigo del hemisferio norte, y que ello puede presionar sobre los valores locales", dijo Seltzer. Buenas perspectivas La bonanza del mercado de trigo argentino ya comprende al grano de la nueva campaña, cuya siembra comenzará durante el mes próximo. "Con algo más de lluvias para el sur de Buenos Aires, los 190 dólares que se consiguen hoy por el cereal para las entregas entre diciembre y enero son excelentes como para pensar en hacer canjes o ventas en el mercado forward, o para tomar coberturas en el Matba", explicó Dolores Rodríguez Pareja, analista de la firma Morgan, García Mansilla y Cía. SA. Agregó que para reducir la exposición a riesgos, el actual es un buen momento para ser "compradores de opciones en el Matba. Las herramientas están; solo hay que tener la decisión de usarlas". En función de los buenos precios, existe consenso en cuanto a que la superficie destinada al trigo crecerá en el ciclo 2018/2019. "La nueva campaña genera atractivo entre los agricultores, que piensan en sembrar más. El rango de crecimiento va del 5 al 15%, pero el condicionante pasa por la situación de las napas y por la necesidad de más lluvias", explicó Olivero. Añadió que frente a los valores que hoy muestra el Matba "no me perece adecuado dejar pasar la posibilidad de trabajar una proporción de la cosecha, aunque sea pequeña, con la compra de puts en torno de los 180 dólares". Seltzer contó que entre sus clientes es unánime la decisión de destinar más espacio al trigo, con casos puntuales de productores que apuntan a sembrar un 30% más. "Las lluvias que ya se dieron en las zonas trigueras generan condiciones como para que las perspectivas de mayor área se concreten. Ahora, lo fundamental es que el productor analice seriamente sus márgenes y comience a tomar decisiones comerciales. Los actuales valores invitan a hacer ese ejercicio", recomendó.   

» Tras la mayor sequía en 50 años, cuáles son las provincias que están en emergencia 
Creado el Thu 19 2018 
La mayor sequía en 50 años, que tuvo en vilo al campo durante cinco meses, hasta que hace 15 días regresaron las lluvias de manera generalizada, afectó a más del 80% del área agrícola a nivel nacional. Por la sequía, la producción de soja, el principal cultivo del país, caerá en casi 20 millones de toneladas respecto del ciclo agrícola pasado. De una cosecha de 57,5 millones de toneladas, ahora se recolectarán, según la última estimación de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, 38 millones de toneladas. La merma en términos porcentuales es del 34 por ciento. En maíz, en tanto, de una cosecha de 39 millones de toneladas ahora se están aguardando 32 millones de toneladas, un 18% menos. El año pasado, la cosecha total argentina fue de 130,2 millones de toneladas. De ese volumen, se exportaron 90,7 millones de toneladas y el ingreso de divisas se ubicó en 27.700 millones de dólares. Para este año, por la sequía según la consultora Agritrend la producción será de 103 millones de toneladas, en tanto que se venderán al exterior 74 millones de toneladas por US$24.200 millones. En ingresos habrá una pérdida de US$3500 millones. Hubo una mejora en los precios por el efecto de la menor producción que compensó en parte una pérdida inicial que se calculaba bien por encima de los US$4000 millones. El impacto también se puede ver en otros sectores. Según un informe de la Escuela de Economía y Negocios de la Universidad Nacional de San Martín, realizado por Adrián Gutiérrez Cabello con la colaboración de Agustina Ciancio, por cada millón de toneladas menos producida se perderán alrededor de 34.000 fletes en camión. "Por estos viajes de menos, desde el campo hasta la planta industrial o puerto, cae el consumo de gasoil; se retrae en aproximadamente 3,07 millones de litros", dice el trabajo, que agrega: "El servicio de cosecha (por la recolección de la producción que hacen los contratistas) tiene una caída en sus ventas de 395 millones de pesos por cada millón de toneladas perdida". En emergencia En este contexto, según datos del Ministerio de Agroindustria de la Nación, Corrientes, Santa Fe y Santiago del Estero ya emitieron un decreto provincial que declara la emergencia en sus territorios. Entre Ríos emitió, además, una declaración que ya fue homologada por el gobierno nacional. Santa Fe, por ejemplo, ya declaró la emergencia para más de 5,8 millones de hectáreas y falta la homologación nacional. En el caso de Buenos Aires, la comisión de emergencia provincial declaró la emergencia para 27 municipios, que involucran 3,5 millones de hectáreas, y ahora resta la firma de la gobernadora María Eugenia Vidal. "Se está aguardando por los decretos de las provincias en similar situación: Buenos Aires, Córdoba y La Pampa", indicó una fuente de esa cartera. Una vez que una provincia declara la emergencia, luego se trata a nivel de la Comisión Nacional de Emergencias y Desastres Agropecuarios. Eso ya se hizo con Entre Ríos, que es la única que tiene hasta ahora la homologación nacional por sequía. ¿Para qué sirve la declaración de emergencia? Según señaló Agroindustria, la ley de emergencia nacional, vigente desde 2009, contempla entre sus beneficios "diferimiento del vencimiento general de las obligaciones impositivas de pago de las declaraciones juradas y/o anticipos del impuesto a las ganancias, sobre los bienes personales, a la ganancia mínima presunta y el fondo para educación y promoción cooperativa". También incluye la "suspensión del término corrido de prescripción y caducidad de instancia, deducción del impuesto a las ganancias por venta forzosa de hacienda y plan de facilidades permanente para contribuyentes alcanzados por la emergencia y/o desastre agropecuario en aportes de la seguridad social y en contribuciones patronales e IVA y beneficios bancarios a través del Banco de la Nación como la espera de vencimientos desde la declaración de emergencia hasta la finalización del ciclo productivo, entre otras medidas". Ayer, en una reunión entre la Mesa de Enlace y el ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, el tema de la sequía estuvo en la agenda. Hubo planteos por las demoras de algunas jurisdicciones en declarar la emergencia por sequía. "Se habló de la tardanza en la declaración de la emergencia en los municipios y las provincias y también de los métodos que usan para evaluar la emergencia. Queremos tener acceso para calibrar ese método de evaluación, por ejemplo, con la presentación de casos reales", afirmó Daniel Pelegrina, presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA).   

» En la "guerra comercial", China puso al sorgo de EE.UU. en la mira 
Creado el Wed 18 2018 
PEKÍN (Reuters).- China anunció hoy que exigirá un fuerte depósito temporal a las importaciones de sorgo de los Estados Unidos, luego de determinar que el grano estadounidense ha perjudicado a los productores locales, según un fallo antidumping preliminar, lo que eleva la tensión comercial entre las dos principales economías del mundo. CHS Inc y otras compañías estadounidenses deberán dejar un depósito por el 178,6% del valor de los envíos de sorgo a China, en una medida que Pekín calificó como de "antidumping temporal", mientras el gobierno sigue investigando las condiciones de las importaciones del grano desde los Estados Unidos. Fuentes del sector dijeron que el depósito era mucho más alto de lo que esperaban y que probablemente frene las importaciones estadounidenses y eleve los precios de granos alternativos, como la cebada. El sorgo se usa en China para la alimentación del ganado y para la elaboración del licor chino baijiu. El depósito, que los expertos en comercio dicen que equivale a un arancel, entrará en vigencia el miércoles, según lo explicitó un comunicado del Ministerio de Comercio. La medida es la más reciente de Pekín, en su disputa con su principal socio comercial y, probablemente, afecte a los productores de los principales Estados agrícolas estadounidenses que respaldaron al presidente Donald Trump en la última elección. "Es muy alto (el depósito exigido). Básicamente, el sorgo estadounidense no podrá entrar", dijo Fan Jingya, analista de granos de Cofco Futures. La medida se toma tras una investigación antidumping que comenzó hace dos meses, en represalia por las agresivas políticas comerciales de Washington, que incluyen fuertes aranceles a una amplia lista de productos chinos. Durante 2017 Estados Unidos exportó 4,76 millones de toneladas de sorgo a China, por un valor próximo a los 1100 millones de dólares, lo que constituyó la mayor parte de las importaciones chinas de cereal, de aproximadamente 5 millones de toneladas, según datos aduaneros de Pekín. Para algunos analistas argentinos, esta decisión de China podría favorecer las exportaciones del sorgo local. En 2017, el país vendió 463.000 toneladas, el 70% a Japón. La última venta argentina a China fue en 2015 con 80.000 toneladas, según datos de Agritrend.   

» La industria de la soja en problemas 
Creado el Tue 17 2018 
Por Manuel Alvarado Ledesma: Luego de haber alcanzado la soja, el día lunes pasado, un pico próximo a $6.500, las jornadas subsiguientes en el mercado doméstico fueron evolucionando en una tendencia negativa. Hoy el precio está en alrededor de $6.000. Lo curioso es que, así como estos días fueron negativos para el mercado de Rosario, resultaron jornadas de precios sostenidos para Chicago. Así fue corrigiéndose el alza en el diferencial entre el nivel doméstico y el internacional. Al apreciar estos comportamientos disímiles entre ambos mercados, surge la pregunta de por qué se ha dado ello. Veamos el porqué de Chicago… El informe de oferta y demanda del USDA, publicado justamente al día siguiente del mencionado lunes, disminuyó los stocks finales estimados de EE.UU. a consecuencia de una mayor demanda de soja para ser destinada a la industrialización, que responde al mejoramiento del valor de la harina de soja. Más difícil resulta entender el porqué de la caída del precio en el mercado doméstico. Sobre todo porque la estimación sobre la cosecha argentina sigue en baja, que resultará con un volumen de 20 millones menos respecto al de la campaña anterior. Al comienzo de la actual, se estimaba una producción de 54 millones de tonelada. Ahora se cree que apenas sería de 37 millones. ¡Una baja del 30%! Bajas semejantes se registraron en los ciclos 1996/97, 2008/09 y 2011/12. Es cierto. Pero a diferencia de aquellos períodos, ahora es cada vez mayor la participación en la producción y el comercio mundial parte de Brasil que, en lugar de 106 millones de toneladas calculadas al inicio de esta campaña, ahora se prevé un volumen de casi 120 millones. Aunque en menores volúmenes, el fenómeno se observa también en Paraguay. Pero lo que pareciera ser el puntapié para la baja de los precios internos viene de la mano de la noticia de importación de soja procedente de EE.UU. que actúa como depresor en la pulseada del mercado. Días atrás, el USDA informó que se registró una venta de soja estadounidense hacia la Argentina de 120 mil toneladas, para envío en el año 2018/19, que empieza el 1ro. de septiembre, ser molida y embarcada al exterior del país. Es la mayor operación desde 1997. Usualmente, es a partir de octubre de cada año, cuando la industria empieza a tener problemas de abastecimiento de mercadería proveniente del mercado interno. Y, obviamente, esta fecha habrá de adelantarse. La capacidad teórica instalada de molienda de oleaginosas supera el nivel de 60 millones de toneladas anuales y, lamentablemente, la cosecha será extremadamente menor a éste. La Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina, informa que la molienda de oleaginosas del año 2016/2017 llegó a los 45,17 millones de toneladas. Es obvio que no habrá producción local para cubrir las necesidades mínimas de esta industria. Por lo tanto, la posibilidad de importar soja es clave para el suministro de este insumo de la industria de la molienda. Pero, a su vez, es un resorte considerable como depresor de la suba de precios de la soja en el mercado local. Y no sólo es una cuestión de la oferta de EE.UU sino también de la de Paraguay y Brasil.   

» Pese a la seca, el girasol logra rindes record 
Creado el Tue 17 2018 
El rinde medio nacional alcanza los 20,8 qq/ha. Si se excluye la región del sudoeste bonaerense y sur de La Pampa, el rinde medio alcanza el record nacional de 22,4 qq/ha, superando al anterior de 22,2 qq/ha registrado en 2014/15.  El informe de la Bolsa de Cereales del pasado 11 de abril revela que, pese al atraso en la cosecha en el centro, sudeste y sudoeste de Buenos Aires y sur de La Pampa, se han obtenido rindes muy superiores a lo esperado en las principales regiones girasoleras. Con pérdidas de 60.000 hectáreas en todo el país y recolectado el 94,4% del área cosechable, se ha alcanzado una producción 3,32 millones de toneladas y un rinde medio de 20,8 qq/ha. Las pérdidas se concentran principalmente en el sudoeste de Buenos Aires y sur de La Pampa, donde con 10.000 hectáreas perdidas y 90% recolectado, los rindes alcanzan apenas 14,7 qq/ha. Si se excluye esta zona del total nacional, los rendimientos son de 22,4 qq/ha; superiores a los 20,3 obtenidos en la campaña anterior y a los 22,2 del récord de la campaña 2014/15. La situación por regiones es la siguiente: en el norte de La Pampa y oeste de Buenos Aires se perdieron 5.000 hectáreas y se lograron 25,5 qq/ha; mientras que en el centro bonaerense las pérdidas alcanzaron las 3.000 hectáreas y el rinde fue de 22,6 qq/ha. En tanto, en el Sudeste se perdieron 9.000 hectáreas, y con el 85% cosechado el rinde alcanzó los 23,9 qq/ha. Finalmente, en la Cuenca del Salado hubo 4.000 hectáreas perdidas y la cosecha concluyó con 22,4 qq/ha de rinde medio. Las cifras logradas en este contexto demuestran que el girasol merece pertenecer al portafolio de los cultivos de los agricultores pampeanos, principalmente en los años donde las dificultades por sequía son más significativas. La particularidad de esta campaña estuvo marcada por el déficit hídrico, que fue muy importante pero de magnitud irregular. Por ejemplo, fue extremo en el sudoeste de Buenos Aires y sur de La Pampa, donde los rendimientos medios no superaron los 1470 kg/ha. Sin embargo, en otras zonas como el NEA, centro-norte de Sta. Fe, norte de La Pampa, oeste de Buenos Aires y Cuenca del Salado, los rendimientos medios superaron los 2200 kg/ha y en algunos lotes incluso superaron los 3000 kg. Allí la disponibilidad hídrica fue mejor, aunque no necesariamente óptima. Pero la baja humedad relativa y alta radiación contribuyeron a evitar el desarrollo de las llamadas enfermedades de fin de ciclo, manteniendo la planta verde por un tiempo más prolongado, factor que contribuyó a un mejor llenado del grano y, consecuentemente a mejores rendimientos. Este hecho ha sido advertido por el productor quien, en más de un caso, lo considerará al momento de planificar su próximo portfolio de cultivos. El informe del USDA de abril de 2018 Comparando con el informe de marzo 2018 se observan las siguientes modificaciones: cae en 5,7 millones de toneladas la producción de las siete principales oleaginosas. La merma se concentra en soja y una pequeña caída en maní, que no logran ser compensadas por leves mejoras en canola y girasol. Como el crushing de soja disminuye en apenas 1,6 millones de toneladas; la molienda consolidada de los siete se reduce en sólo 530.000 toneladas, registrándose subas en copra, algodón, canola y 0,36 millones toneladas adicionales de molienda de girasol. La producción de los nueve principales aceites crece en 0,45 millones de toneladas, destacándose una fuerte suba en el caso del aceite de oliva (540.000 toneladas) y mejoras leves para el caso de la palma y el girasol, que compensan la caída en 420.000 toneladas en la oferta de aceite de soja. En tanto, las exportaciones no cambian sustantivamente, registrándose una leve merma en las de aceite de soja, que es compensada con variaciones poco significativas para el resto. Tanto el consumo total (para todos los aceites) como la demanda del de girasol, no presentan modificaciones sustantivas, pese a la ya comentada caída en la producción de semillas oleaginosas. El ajuste de las existencias finales sólo es significativo para los aceites de palma (reducción) y oliva (aumento). De la comparación con el cierre de la campaña anterior, surge que la producción mundial de las siete principales oleaginosas caerá 1,1%; mientras que la molienda se incrementará 3,8%. Será abastecida con 2,0% adicional de exportaciones, en tanto que los stocks disminuirán 4,5% (una vez más, por la merma de casi 6 millones de toneladas de soja en las existencias finales-). La producción de girasol caerá 3,4%, alrededor de 1,61 millones de toneladas y el crushing disminuirá 0,9%. Las exportaciones mermarán 12,7% y se digerirán stocks por 25,5%. Por otro lado, la relación stocks/consumo bajará, para las siete oleaginosas del 23,1 al 21,2%. Para el caso del girasol, también lo hará del 6,4 al 4,8%. En Ucrania se registraría una caída interanual del 14,5% en la producción de girasol (2,2 millones de toneladas de baja). También cae la oferta de girasol de Rusia (4,6%), mientras que sube un 12,0% la de la Unión Europea (el USDA reestimó al alza la oferta, de 9,3 a 9,6 MT). La producción consolidada de girasol de nuestros tres competidores del hemisferio norte pasará de 34,63 a 32,96 millones de toneladas (4,8% de merma). El USDA reestimó a la baja la producción argentina en 200 mil toneladas (3,6 a 3,4 MT).  La producción de los nueve principales aceites crecerá 4,7%, mientras que el consumo lo hará al 3,9%. Las exportaciones caerán 0,3% y los stocks crecerán 6,2%. La clave del aumento de la oferta se encuentra en la producción de 4,82 MT adicionales de aceite de palma (7,4% de suba interanual), de las cuales 1,79 MT pasan a engrosar los stocks y 3,19 MT van al consumo. Por su parte, la producción de aceite de girasol caerá 1,4%, mientras que el consumo subirá 3,5% y se reducirán 11,6% las exportaciones. Las existencias finales serán 13,2% inferiores a las de 2016/17. La relación stocks/consumo crecerá de 10,8 a 11,1%, para todos los aceites. Para el caso del nuestro, caerá de 9,5 a 8,0%. Se recuerda que las producciones de aceites de oliva, coco y palma no se originan en semillas oleaginosas de siembra anual, sino que son el producto de plantaciones y sus rendimientos anuales no están determinados por decisiones empresarias del período de mercado, sino por el clima, como factor preponderante. Por último, el USDA reestimó las exportaciones pasadas y futuras argentinas de aceite de girasol: para la campaña concluida, las redujo de 790.000 a 770.000 toneladas, mientras que para el ciclo en curso las aumentó de 750.000 a 765.000 toneladas. Nuestra participación en el comercio mundial crecerá de 7,4 a 8,3%. Por su parte, las ventas externas de aceite de Ucrania declinan en 851.000 toneladas (14,5%), hasta las 5,0 MT; lo cual reduce de 56,3 a 54,4% su participación en el mercado mundial. Precios y mercados En marzo, los precios promedio mensuales de Rotterdam para los aceites presentaron en relación a febrero el siguiente comportamiento: caídas del 3,7; 1,0 y 0,5%, para los aceites de canola, soja y girasol, a la par de una suba del 0,6 % para el aceite de palma. Si la comparación se efectúa con los promedios de marzo de 2017, se registran mermas del 7,7 y 6,1% para los aceites de palma y canola, mientras que para los de soja y girasol, las mejoras son de 2,7 y 0,9%. Al cierre del 12 de Abril de 2018, en Rotterdam el aceite de girasol cotizó para contratos de abril a 795 U$S/tn (valor superior en 5 dólares al promedio de marzo). La posición julio-setiembre registra 817,5 U$S/tn. Se observa una prima del 1,1% en la posición abril con respecto a canola y un descuento del 4,3% en relación a la soja. Para julio, se computa un descuento del 0,14% en relación al aceite de soja y una prima de 3,7% con respecto al de canola.  Para nuestras exportaciones, que enfrentan claras restricciones de acceso al mercado único de la Unión Europea, la referencia más próxima de precio externo la da el valor FOB de nuestro principal competidor: Ucrania, con el 54,4 % del comercio mundial, cuenta además con la ventaja de localización (respecto a los mayores demandantes) expresada en el diferencial de costos de fletes. Allí los contratos registran 760 U$S/tn para abril 2018. Estos valores son los que, en definitiva –corregidos por el diferencial de fletes- condicionan el FOB local de los próximos meses y por ende, la capacidad de pago de la industria al productor de materia prima. El Ministerio de Agroindustria publicó índices FOB de 745 U$S/tn para el aceite de girasol y de 350 U$S/tn de semilla de girasol a granel para abril. Por otra parte, también presentó su cálculo del FAS teórico para el valor implícito del grano, una vez descontados el fobbing y los costos de industrialización, comercialización, financieros e impositivos. Se publicó un FAS de 6.434 $/tn, es decir 322,5 U$S/tn; en el cual no se computan las bonificaciones por materia grasa ni descuentos por cuerpos extraños y acidez. El informe del Monitor Siogranos que, como se sabe, indica el precio y la modalidad comercial de los contratos registrados, arroja los siguientes valores medios, para el cierre del 11 de abril: a) precio Cámara Rosario 6.335 $/tn, o sea 317,5 U$S/tn; y fábrica 6.429 o sea 322,3 dólares; b) precio Cámara Quequén 5.671 $/tn, es decir 284,3 U$S/tn; y fábrica 5.625 o sea 282 dólares y c) precio Cámara Bahía Blanca: 5.820 $/tn, o sea 291,7 U$S/tn; y fábrica 5.826, es decir 292 dólares. El INDEC publicó en su informe de "Intercambio Comercial Argentino" las exportaciones de aceite de girasol hasta febrero de 2018, que lamentablemente no incluyen el dato de harinas o pellets. Las ventas de aceite alcanzaron la cifra total de 43MU$S, con una caída de 5MU$S, con respecto a igual período de 2017 (- 10,4%).  El Ministerio de Agroindustria registró que las compras de la industria del producto de la campaña local 2017-18, declaradas hasta el 4 de abril, alcanzaban MT 1,797. Entre ellas, las efectuadas a fijar representaban el 28,2% del total, de las cuales el 47,3 % ya tenía precio cerrado. Las compras para exportación de grano de la campaña 2017-18, fueron de 36.800 toneladas, de las cuales 41% se contrataron a fijar y un 53% ya tiene precio hecho. Las declaraciones juradas de venta externa de grano alcanzaban las 4.900 toneladas. Informe elaborado por Lic. Jorge Ingaramo, asesor económico de ASAGIR   

» Por la sequía, calculan 600.000 viajes menos de transportes de carga 
Creado el Tue 17 2018 
En un contexto de incremento de los costos de operación en el sector de transporte de cargas, la caída del nivel de actividad impacta de lleno en la rentabilidad de las empresas del sector. En el sector consideran que el volumen de carga transportada en productos de consumo masivo, uno de los principales motores de la actividad, se contrajo entre 7% y 10% respecto de 2013, el último año con buen nivel de actividad. Pero, además, hay preocupación por el efecto que tendrá la importante sequía que se registró durante la presente campaña. "Por la seca de este año habrá 600.000 viajes menos de camión", destacó Juan Aguilar, empresario transportista y secretario de Relaciones Institucionales y Prensa de la Federación Argentina de Entidades de Empresarios de Autotransporte de Cargas (Fadeeac). Con este panorama por delante, en la actividad advierten que hay caída de la rentabilidad por la carga tributaria y los recurrentes aumentos, en un contexto inflacionario. "De cada $100 que paga un usuario de fletes, $ 40 son impuestos", explicó Aguilar, dejando en claro que inflación y competitividad de la economía son dos caras de una misma moneda. Es que el llamado costo argentino, que en gran medida se refleja en la suba de precios, define los alcances de la competitividad de la producción nacional, y se relaciona con las operaciones de logística y transporte. Desde Fadeeac señalan que el mayor impacto a nivel de costos tiene que ver con aumentos de impuestos (nacionales y provinciales), tasas municipales, peajes y combustibles, en suma, aumentos derivados de decisiones que toma el Estado. "Todo aumenta: la inflación creció 2,3% en marzo, y la preocupación del transporte de cargas, con estos números en alza, pasa por cómo los costos trepan y la competitividad sigue en la cuerda floja", destaca sin eufemismos un comunicado de Fadeeac. Justamente, la inflación de marzo puso en alerta a los empresarios transportistas. "El principal problema que perjudica la competitividad del transporte de carga tiene que ver con lo público, de los once insumos que mide Fadeeac, los cinco vinculados con el sector público ocupan el top five de los que más crecieron", apuntó Aguilar. En el primer trimestre, el costo del transporte de carga trepó 8,43%, casi dos puntos porcentuales más que la variación del IPC, que mide el Indec (6,7%). Según un relevamiento de Fadeeac durante los primeros tres meses del año se sumaron aumentos en patentes (30%) y peajes (26%), mientras el combustible, el principal insumo de la actividad que representa 35% del costo sectorial, aumentó 8%. A eso hay que sumar el último incremento del gasoil a principios de este mes, que varió entre 3,5% y 6% según las compañías. Frente a eso, la buena noticia se relaciona con la implementación del uso de bitrenes (decreto 32/2018) que va a "generar escalabilidad y un aumento de la carga transportada, que va a mitigar un poco los costos", señaló Aguilar. El problema, sostienen, es el valor de las unidades (unos $6 millones) y la falta de financiamiento para que las empresas puedan renovar su parque móvil. Se estima que hay unas 120.000 unidades con más de 30 años de antigüedad.   

» El mercado separa líderes de seguidores, quien sabe arbitrar, pone el ritmo. 
Creado el Fri 13 2018 
El mercado esperaba un cambio más brusco en las existencias finales de maíz y soja norteamericana basado en las robustas cifras de stocks trimestrales que se informaron en el reporte de fin de marzo. Sin embargo, a nivel mundial, el recorte en la estimación de producción de maíz y soja de Sudamérica fue importante, dejando los stocks finales mundiales de los productos antes referidos en niveles menores que el mes pasado. Sin embargo, en el caso de trigo, las existencias finales mundiales de aumentaron, debido en parte al menor consumo de Estados Unidos. Con el reporte transitado, el foco rápidamente apunto a la campaña presente que se está comenzando a sembrar en USA, el clima húmedo y frio tanto en las Planicies como en el Mid-West se prolonga hasta el fin de semana venidero, lo que reducirá al mínimo el trabajo de campo. Pasado el fin de semana, las temperaturas comienzan a calentarse, pero el régimen más cálido no durará mucho, ya que se experimentarán temperaturas por debajo de lo normal nuevamente. Es probable que algunos Farmers intenten arrancar a sembrar, desafortunadamente las temperaturas del suelo apenas superan 1 grado Celsius y eso podría finalmente desalentar la siembra temprana. El Real se continúa debilitando, lo que alienta al productor brasileño a vender soja. Por otro lado, y volviendo a la soja en USA, el aumento en la demanda para molienda en el reporte del USDA de abril, no llamo la atención demasiado debido a que la molienda se ha incrementado a un ritmo de 3,5% respecto al año pasado si consideramos el periodo septiembre-febrero. Lógicamente patrocinado por los increíbles márgenes de molienda. Sin embargo, nos parece que hay que dejar la estadística del USDA en segundo plano, y estudiar más el anuncio de compra de soja estadounidense por parte de Argentina, honestamente eso sorprendió al mercado, como bien sabemos el recorte de producción pone en peligro la molienda de soja que se encuentra en torno a los 40 mill de toneladas anuales. La dinámica comercial de los productos del complejo sojero está cambiando, Brasil aumenta la participación de venta de poroto a China y esto incrementa sus Basis, Estados Unidos aprieta el acelerador en la molienda de soja ya que su poroto dejo de ser atractivo para China y esto en primera línea sonaba bajista Basis norteamericanas, sin embargo, en el acomodo, el mundo reconoce que si China se surte desde Brasil, ellos no podrán atender al mundo y eso apresuro la compra de soja norteamericana desde distintos orígenes. México aceleró compras, Europa aceleró compras y esto se refleja en los anuncios exportadores cotidianos del USDA. Argentina con su extrema necesidad de moler soja y sin poder arrancársela a los productores decide comprar soja en USA. Y así cada uno con su lápiz haciendo reemplazos y jugando al ajedrez con los productos del complejo sojero, hasta el próximo equilibrio. Más allá de toda esta elucubración de situaciones que puede cambiar o no el orden de lo ya establecido y conocido y en el afán de no dejarte inmóvil de decisión, nosotros te proponemos pensar en lo que sí se puede hacer aun teniendo una visión nublada del mercado por todo lo que se tiene en juego, por ello, te presentamos algunas herramientas concretas. Para el caso puntual de Argentina, en el gráfico a continuación se pueden observar la evolución de las Basis de soja de las últimas campañas. Para el cálculo de las mismas utilizamos las siguientes formulas: BASES = [ MATBA + (Fobbing + Expenses)] / [ Factor de conversión * (1 – Impuestos)] – CBOT Fobbing + Expenses = USD 12.5 /ton MATBA en USD/ton Factor de conversión: – Soja: 0.3674 – Maíz: 0.39368 En el grafico se pueden observar situaciones opuestas: en la campaña 2016/17 donde para esta altura del año las Basis eran casi cero, llegando a los niveles de +104 cents/bushel en julio/agosto (línea naranja) y con un promedio de +37 cents/bushel, con bajos en descuento de -21 cents/bushel. Si tomamos el diferencial entre los altos y los bajos, la variación de las bases en la campaña en cuestión fue de +124 cents/bushel o USD 46 /ton. En contraposición, la campaña 2017/18 (línea gris) mostró un comportamiento completamente diferente, donde para esta altura del año las Basis eran casi -20, llegando a los niveles de +202 cents/bushel días atrás y con un promedio de +32 cents/bushel, con bajos en descuento de -32 cents/bushel. Si tomamos el diferencial entre los altos y los bajos, la variación de las bases en la campaña actual a la fecha ha sido de +234 cents/bushel o USD 86 /ton. Cuando tomamos la variación de las bases como porcentaje del precio de la soja, en la campaña 2016/17, la variación de bases fue casi un 18% del precio de la soja en el mercado local, mientras que en la campaña en curso a la fecha ha sido de 27%. Para estos cálculos porcentuales utilizamos la variación de las bases en dólares por tonelada dividido el precio soja mercado local para un momento del tiempo dado. Con este análisis, lo que queremos resaltar es la importancia de las bases como una herramienta adicional en la administración del precio/margen, pero no la única. La pregunta que nos hacemos en concreto es que decisiones podemos tomar hoy con toda esta información. Con la cosecha actual también llega el momento de presupuestar y cerrar parte de los alquileres de la campaña 2018/19. Al realizar los márgenes tomando los precios futuros en el mercado local, lo más atractivo en términos de retorno parecería ser el cultivo de soja. Por lo tanto y si bien esta decisión puede cambiar más adelante, podemos inferir que se sembrara más soja en Argentina en la próxima campaña. Esto lógicamente actuaría generando presión en las bases de soja, (dejando de lado lo que pueda suceder con guerra comercial USA-China y eventualidades climáticas que puedan ocurrir) que al momento se encuentran en +56 cent /bushels (línea verde). En otras palabras, tomando en cuenta solo este factor, podríamos decir que dado un aumento de área de soja estas bases deberían tender a debilitarse. ¿Por lo tanto, de qué manera nos podríamos cubrir un determinado porcentaje de soja debido a una posible baja en las Basis, independientemente de nuestra visión en el precio de la soja? En esta oportunidad vamos a presentar 2 herramientas concretas: 1.La que realmente se debería operar como short Basis, o sea, vender soja MATBA Mayo 19 y comprar CBOT Julio 19. 2.Y opción clásica, bien conocida por muchos, que sería Vender MATBA Mayo 19 y comprar Call Chicago sobre la misma posición. Sin embargo, dado el valor tiempo de las opciones y el potencial al alza de los contratos sobre las posiciones cercanas vs diferidas. Podríamos comprar ese Call sobre septiembre 18. De esta manera estaríamos combinando un “Bull Spread” (mayor suba en cercanos que diferidos) con una “cobertura parcial de Basis”. En conclusión, no estamos sugiriendo una venta ni una visión de suba o baja del precio de la soja, pero sí podemos tomar una medida concreta en función del posible movimiento de las bases dado el supuesto de mayor área de soja en Argentina, manteniendo las demás variables constantes. Recuerda que en este negocio no hay recetas de cocina universales, cada empresa tiene sus propios determinantes estratégicos y perfiles de riesgos, sin embargo, lo importante es mostrarte un ejercicio dinámico que te ayude a formalizar márgenes y asegurar rentabilidad. No olvides que esto no es una sugerencia estática y la toma de estas coberturas, como la de cualquier otra, lleva indefectiblemente a la administración constante de la posición y cartera. Es por ello que todas las sugerencias, comentarios o preguntas son válidos y enriquecedores. No duden en contactarnos. Por Celina Mesquida – RJO’Brien y Agustin Fernandez Naredo –Adecoagro | Docentes de Agroeducación   

» Tras las sanciones de EE.UU., se abrió el mercado de Canadá para el biodiésel 
Creado el Fri 13 2018 
 La firma Ecofuel, de Bunge y AGD, exportó en marzo 29.000 toneladas de biodiésel, y este mes prevé enviar otro embarque. Es la primera vez que ese país compra este producto argentino. Después de que a principios de abril se confirmara el cierre del mercado estadounidense para el biodiésel local, apareció un nuevo comprador internacional con el mercado de Canadá para este biocombustible derivado de la soja. Este nuevo jugador que apareció en el mercado del biocombustible no compensará la caída de un peso pesado como los Estados Unidos, que adquirió en 2016 unos 1,6 millones de toneladas de biodiésel. Según reconocen fuentes del sector, se trata no obstante, de una muestra de confianza hacia el producto argentino luego del duro impacto que significó para la industria la sanción dispuesta por la Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos. El 3 de abril pasado, ese organismo ratificó la vigencia de las sanciones antidumping que establecen que por cinco años el biocombustible deberá pagar un arancel del 72 por ciento para ingresar a los Estados Unidos, lo que hace inviable las operaciones. Fue así que Estados Unidos concluyó que la industria norteamericana de biodiésel se vio perjudicada por dumping en las importaciones de la Argentina e Indonesia y ratificó así el cierre del mercado para esos países por cinco años. Entre las sanciones por subsidios y dumping, el biodiésel tiene que afrontar 140% de aranceles en EE.UU. Ahora falta que a fin de mes se conozca una publicación formal en el Boletín Oficial, pero el cierre del mercado no tiene vuelta atrás por los altos aranceles impuestos. Guillermo García, gerente de Relaciones Institucionales de Bunge, confirmó a la nacion que Canadá se abrió como un nuevo mercado para el biodiésel argentino. "Las firmas Bunge y AGD exportaron 29.000 toneladas de biodiésel en marzo a Canadá y otro embarque similar saldrá durante este mes", detalló el directivo. Mercado La potencialidad de ese nuevo mercado es relativa, ya que en el invierno del hemisferio norte no se podrán enviar cargamentos debido a que el biodiésel corre riesgo de congelarse. Después de las sanciones impuestas por los Estados Unidos, la industria del biocombustible busca recuperarse. Según un informe elaborado por la Bolsa de Comercio de Rosario, la producción de biodiésel y bioetanol crecerá en 2018 a causa de un incremento del consumo doméstico. De acuerdo a datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), la producción anual de biocombustibles en la Argentina crecería un 8,8% este año.